CONÓZCANOS

La estructura de educación para la ciudadanía y la convivencia de la SED, pone en relación las capacidades esenciales, los aprendizajes ciudadanos ordenados por áreas temáticas, un modelo pedagógico fundamentado en la pedagogía crítica y un método pedagógico –Reflexión, acción, participación- que posibilita su puesta en marcha en las comunidades educativas.

En este sentido se ha apropiado la flor como metáfora  del proceso de educación para la ciudadanía y la convivencia dinámicas, comprometidas y construidas colectivamente. Desde esta metáfora las capacidades esenciales se representan en el núcleo de la flor, desde el que emergen las áreas temáticas como pétalos, flor que es sostenida y alimentada a través de su tallo, por donde fluye la mediación pedagógica que hace posible su crecimiento, el florecimiento de los y las ciudadanas.

 


El área temática en diversidad y equidad de género tiene como propósito incidir y contribuir a la transformación de los imaginarios, discursos, y prácticas cotidianas que reproducen situaciones históricas de discriminación y relaciones entre diferentes actores que impiden el reconocimiento y respeto de las diferencias. Busca que la escuela sea un escenario que promueva el auto-reconocimiento de los y las estudiantes y la comunidad educativa, la construcción de su identidad en relación con los otros, y el reconocimiento y respeto de las distintas formas de ser y de vivir.
El área temática de ambiente comprende algunos ejes temáticos esenciales del Plan de Desarrollo Distrital (cambio climático, residuos, biodiversidad, agua, gestión del riesgo) los cuales se abordan de forma integral desde los territorios y en el marco de las dinámicas ambientales particulares de las comunidades. En estas dinámicas cotidianas se espera que la educación y la gestión ambiental generen sinergias que potencian el empoderamiento de la comunidad en pro del bienestar común.
Esta área temática se buscar incentivar que los estudiantes formulen su proyecto de vida, en el corto, mediano y largo plazo, siendo conscientes de su autonomía para decidir y actuar, y de la importancia de alcanzar los objetivos definidos consigo mismos, que les permitirán ampliar su esfera de libertades y fortalecer su autonomía y capacidades de decisión. Así mismo el fortalecimiento de la autoestima, de la confianza en sí mismos y en los otros, permite que las personas puedan expresar de manera más libre la afectividad y empatía hacia los demás, sentimientos que también hacen posible afianzar relaciones de solidaridad y apoyo mutuo al interior de la escuela y de las familias, y construir relaciones más fraternas entre los ciudadanos y ciudadanas.
El área temática de derechos humanos y paz, plantea la necesidad de construir de manera complementaria la educación en derechos, la reconstrucción y conservación de la memoria histórica y la promoción de iniciativas de paz. Dentro de ECC el área temática de Derechos Humanos tiene tres finalidades: fortalecer una cultura de respeto a la Dignidad Humana y los Derechos Humanos; la constitución de sujetos de derecho, donde se promueva la igualdad entre los sexos, las comunidades étnicas, religiosas, lingüísticas; la consolidación del Estado Social y Democrático de Derecho. Así mismo, significa hacer coherente el ejercicio docente con el desarrollo de prácticas pedagógicas menos verticales y más participativas, que permitan superar prácticas autoritarias al interior de la escuela y que contribuyan a construir ambientes.
Participar es esencial y fundamental para el ser humano. En esta área temática la participación es entendida como el conjunto de iniciativas sociales en las que las personas toman parte, hacen parte y se sienten parte consciente en un contexto. Lo anterior, está relacionado con facilitar y promover una participación abierta, no restringida, donde se informa, consulta, debate, reflexiona, propone y decide conjuntamente y corresponsablemente con las y los ciudadanos.