Novedades

¿Cuáles son los retos de la escuela y su contexto en la construcción de paz, desde la Educación para la Ciudadanía y la Convivencia? Descúbrelo en este documento.


Colombia hoy vive un momento trascendental de su historia en la búsqueda de la construcción de paz y, en ese contexto, el sector educativo tiene un papel fundamental. Consciente de ello, la Secretaría de Educación del Distrito (SED), propone a través el documento “Construir una Cultura de Paz desde la política de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia. Contribuciones de la SED a una propuesta de Educación para la Paz” la Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (ECC) como una política que contribuye a la Educación para la Paz.

En tal sentido, las autoras del texto describen cómo se están adelantando acciones de incidencia –en la escuela y fuera de ella– que aportan la construcción de la paz desde tres apuestas: la Integración curricular de la ciudadanía y la convivencia, el Empoderamiento y Movilización, la Convivencia y Relaciones Armónicas y desde los Planes Integrales de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia (PIECC), en los cuales se articulan distintos procesos de Derechos Humanos y paz, Ambiente, Participación, Diversidad y Género, Cuidado y Autocuidado, entre otros, que se desarrollan en los colegios.

En la apuesta de Integración Curricular de la Ciudadanía y la Convivencia, el documento señala cómo se facilitan metodologías y prácticas para el desarrollo de aprendizajes ciudadanos que reconocen al ser en el centro de los procesos educativos, esto se impulsa desde una estrategia de Gestión del Conocimiento. Desde esta perspectiva, se conciben otros ambientes de aprendizaje, como los que integran el sistema de participación escolar –consejo estudiantil, consejo de madres, padres y tutores, consejo académico, los comités de convivencia y demás instancias de representación democrática–, hasta el territorio local y la ciudad misma.

De igual manera, desde la apuesta de Movilización y Empoderamiento con la Red de facilitadoras y facilitadores de Ciudadanía y Convivencia se promueve un cambio en las relaciones de poder en la escuela, al motivar que los distintos actores de la comunidad educativa se reconozcan como sujetos políticos con capacidad de transformar realidades que aporten a una cultura de paz y respeto a los derechos humanos.

Lo anterior se evidencia en procesos de participación para el aprendizaje como la Simulación de las Naciones Unidas en Bogotá, SIMONU, la Red juvenil Ambiental, Al Colegio en bici, Somos Generación de Paz, Bogotá Ciudad universitaria y en las Iniciativas Ciudadanas de Transformación de Realidades (INCITAR) que se han implementado en los últimos cuatro  años en los colegios bogotanos.

La apuesta de Convivencia y Relaciones Armónicas se resalta en el texto como “uno de los ejes centrales de la educación para la paz. Aprender a vivir juntos sobre todo en el marco de una apuesta por la paz que pasa por la transformación de paradigmas, imaginarios y prácticas con respecto a la diversidad, la inclusión, la no violencia y al conflicto como oportunidad”. Para ello, la SED ha implementado la estrategia Respuesta Integral de Orientación Escolar, RIO, que desarrolla acciones orientadas a la formación, la prevención y la protección frente a situaciones de riesgo y vulnerabilidad en la comunidad educativa.

Entre tanto, el documento advierte que la construcción de una Educación para la Paz tiene retos que deben ser tenidos en cuenta en la formulación del Plan de Desarrollo Distrital y los Planes de Desarrollo locales, el Plan Sectorial de Educación y en los PIECC, toda vez que estos son una oportunidad para incidir en acciones concretas para la construcción de paz desde la escuela.

Finalmente, se explica cómo en la búsqueda de articular acciones con otros aliados y facilitadores de la paz, la SED se vinculó a la Red de Educación para la Paz y los Derechos Humanos que tiene como objetivo aunar esfuerzos para incidir en una política pública que –como indica el documento– haga énfasis en la dignidad humana, que sea pertinente y de calidad, que responda a los retos que supone la construcción y sostenibilidad de paz territorial en el país, tanto del orden regional como nacional.

Cada lector y lectora podrá analizar los desafíos planteados, los cuales involucran cambios individuales e, incluso, repensar el sistema educativo en función de la paz. A su vez, la SED reconoce los retos que debe asumir en el diálogo y el debate de las distintas propuestas que desde el sector educativo se proponen alrededor de la paz, como La Cátedra de la Paz, el desarrollo de capacidades ciudadanas, la articulación de las distintas apuestas y propuestas que le permita actuar en varias direcciones de manera simultánea y el reconocimiento de las prácticas y experiencias que ya se vienen adelantando desde los colegios y organizaciones sociales, que sin duda tienen mucho que aportar.

Te invitamos a que conozcas y compartas este documento. Desde tu perspectiva aporta a la construcción conjunta de una cultura de paz, en el marco de una Educación para la Ciudadanía y la Convivencia.

Descarga el documento aquí