Novedades

La época estudiantil nos plantea desafíos a la hora de proponer cambios que hagan aún más significativa esta experiencia. Conozcamos algunos de los espacios en los que se puede participar como estudiante para contribuir a transformar las realidades escolares.


Recordar la época del colegio como una de las mejores de la vida es casi una constante en la mayoría de las personas. Más allá de una frase de cajón que se repite a los jóvenes, cuando los adultos hacemos memoria de la vida escolar pensamos en los amigos, en la bella juventud y hasta en los profes que dejaron huella; sin embargo, son pocos los que relatan algo que hicieron para mejorar alguna situación de su colegio.

Para las generaciones de hoy esto quizá no sea así, pues cada vez son más los que de manera crítica proponen cambios en la educación, aportan ideas y llevan a cabo proyectos que, junto con sus compañeros y docentes, promueven el cuidado del ambiente, la mejora de la convivencia e incluso la paz.

Seguramente ellos y ellas en algunos años, cuando recuerden su vida en el colegio, podrán decir con orgullo que lograron algún cambio o que, por lo menos, lo intentaron. Es el caso de Juan David Torres Bonilla, quien actualmente es estudiante de Derecho; él habla de lo que significó haber sido Contralor estudiantil en su colegio, el Externado Camilo Torres, en el 2014: “para mí significó la posibilidad de encontrar espacios de incidencia política y para lograr transformaciones del territorio desde nosotros los jóvenes”.

Cuando Juan David fue elegido como Contralor de su colegio asumió representar a sus compañeros y compañeras para contribuir en el control social, cuidado, buen uso y manejo de los recursos y bienes públicos del colegio; esto lo hizo a través de actividades formativas y lúdicas, con el apoyo de la institución y de la Contraloría de Bogotá, pues la Contraloría estudiantil busca que la comunidad pueda participar y velar por el buen uso de los recursos públicos y, de esta manera, aportar a la calidad de la educación.

Cada colegio puede elegir un Contralor o Contralora de los grados 6 a 11 y un vicecontralor/a, quien será la segunda persona con mejor votación. También se conformará un Comité de control social con delegados de los grados 6º. a 11º.

“Aprendí mucho sobre la administración pública y lo que significa relacionarse como joven con las instancias donde se toman decisiones, además de motivar a otros a participar en estos espacios para movilizar propuestas”, comenta Juan David, quien también tuvo la posibilidad de participar en el Consejo Consultivo de Política Pública Distrital como delegado de la Mesa distrital de estudiantes, a la que llegó representando a los contralores de su localidad.

Desde allí, junto con sus compañeros, trabajó en la promoción de la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio, en alianza con otras organizaciones juveniles de su localidad y de la ciudad.

La participación estudiantil

Existen otros cargos de representación en el colegio, como la Personería estudiantil, cuya misión es promover el cumplimiento de los derechos y deberes de los compañeros y compañeras, recibir y evaluar sus quejas y reclamos, presentar ante el rector las solicitudes para proteger los derechos de las y los estudiantes, así como facilitar el cumplimiento de sus deberes y apelar ante el Consejo directivo –o el organismo que haga sus veces– las decisiones del rector respecto a las peticiones presentadas por la Personería.

Por otro lado, el Consejo estudiantil es uno de las instancias escolares que permiten, de manera más amplia, organizar acciones conjuntas para liderar transformaciones en la institución. El Consejo está conformado por representantes de todos los grados –aunque  en el caso de los niños y las niñas de primero a tercero de primaria eligen, mediante una asamblea, un vocero o vocera que los representará–. El Consejo estudiantil es autónomo en darse su propia organización, además elige un representante de cada jornada ante el Consejo directivo. Y, lo más interesante: puede invitar a sus deliberaciones a estudiantes que presenten iniciativas significativas para la institución.

Ahora bien, si el interés de estudiantes como Juan David va más allá de su colegio, existe la opción de ser Cabildantes estudiantiles y participar en otras instancias de representación a nivel local en entidades como el Concejo de Bogotá, las Juntas Administradoras Locales entre otras que existan en cada localidad. Para ser Cabildante hay que ser delegado por el colegio a la Mesa Local de Estudiantes en la que se eligen, según la localidad, el número de cabildantes (que puede ser entre 4 y 5).

Al hacer memoria seguro recordaremos los paseos con las amistades del colegio, el primer amor, los trabajos en grupo, las capadas de clase, la felicidad de pasar un examen, la decisión que tomamos en nombre de todos los demás ante los directivos del colegio, la mediación de un conflicto con un docente, la iniciativa para cuidar el ambiente del colegio y reciclar, la campaña antihostigamiento que se lideró con el apoyo de compañeros y compañeras de todos los grados, la propuesta para promover el arte y el deporte en la localidad, entre otros. Entonces podremos decir lo significativa que fue nuestra vida en el colegio.

Si quieres saber más acerca del Gobierno Escolar y otras instancias de participación lee más aquí. Te invitamos para que participes en el Gobierno Escolar, porque #YoElijoPaz en mi colegio.